domingo, 25 de abril de 2010

Infarto Agudo del miocardio

INTRODUCCION

El ejercicio de la enfermería a heredado una filosofía de responsabilidad y comportamiento ético para el cuidado de la vida humana, sustento que le da significado a su práctica, misma que contribuye para que el hombre obtenga bienestar en todos los aspectos de la vida.


La práctica de la enfermería esta dirigida al bienestar social en coadyuvancia con otras disciplinas. Su mística es el cuidado del hombre en las dimensiones: física, mental, emocional, social y espiritual, por lo que requiere aplicar un método sistemático que permita valorar, diagnosticar,ejecutar y evaluar sus intervenciones en los usuarios con el fin de conservar y recuperar la salud.


Para lo cual, dichos profesionales requieren de fundamentos científicos propios, cristalizados en el proceso
enfermero, que guíe en forma planeada, sistematizada y organizada sus acciones. En particular el proceso de enfermería, para pacientes con infarto agudo al miocardio (IAM), pretende identificar los problemas de salud reales y potenciales que permitan la toma de decisiones con base en el conocimiento y evidencia existente del cuidado de enfermería para ser 

Objetivo

dentificar los problemas de salud reales y potenciales de un individuo con IAM a través de la metodología del proceso enfermero.


Definición
El IAM es la máxima expresión de la insuficiencia coronaria y se traduce patológicamente por la existencia de necrosis en una zona del músculo cardiaco.


Fisiopatología
La aterosclerosis es la enfermedad subyacente básica que afecta el tamaño de la luz coronaria, está caracterizada por cambios que se producen en el recubrimiento íntimo de las arterias.

Esto ocasiona una disminución brusca del flujo sanguíneo de una arteria coronaria, en la que se produce rápidamente un trombo, con la consiguiente supresión inmediata del aporte de oxígeno a un segmento del miocardio que conlleva a la isquemia, lesión y muerte de la célula.


Los infartos se describen a menudo según las capas miocárdicas afectadas:


  • Infarto subendocárdico. Está limitado a pequeñas áreas del miocardio sobre todo en la pared subendocardica.


  • Infarto transmural. Afecta todo el grosor, es una necrosis extensa que abarca desde el endocardio hasta el epicardio.
La mayoría de los infartos al miocardio afectan al ventrículo izquierdo. No obstante, debido a las importantes consecuencias hemodinámicas, los infartos de ventrículo derecho se producen como una complicación del infarto transmural de la pared posterior del VI.


La isquemia celular persistente, interfiere en el metabolismo místico miocárdico causando una rápida progresión de la lesión celular que resulta ser irreversible.


Sin las intervenciones adecuadas, la isquemia puede progresar hasta la necrosis, dado que el proceso de infarto puede requerir hasta seis horas para ser completado.


Cuadro clínico
La manifestación por excelencia del IAM es el dolor, este puede manifestarse durante el reposo o el esfuerzo; es de carácter opresivo, con sensación de aplastamiento detrás del esternón, con propagación a cuello, maxilar inferior y brazo izquierdo, acompañado de manifestaciones de reacción adrenérgica o vagal.

El dolor del IAM no siempre tiene estas características típicas y puede adoptar formas que se confunden con un proceso respiratorio, del aparato digestivo alto (indigestión) o un proceso inflamatorio de la pared torácica.


Dolor precordial: torácico, grave y prolongado de tipo opresivo con una duración > a 30 min, localizado en la región sub-esternal o precordial izquierda con sensación como un elefante sentado sobre el pecho, irradia hacia la espalda, cuello, mandíbula o brazo izquierdo en dirección descendente por la zona cubital.
Manifestaciones de reacción vagal: náuseas, vómito, palidez, piel fría, piloerección, diaforesis y deseo de evacuar.


Manifestaciones de reacción adrenérgica: aumento de catecolaminas, de la frecuencia cardiaca, de excitabilidad cardiaca, del consumo de oxígeno (O2) miocárdico, vasoconstricción, disminución de gasto cardiaco, cianosis periférica, hipotensión, pulso filiforme, taquicardia ventricular, fibrilación ventricular, fibrilación auricular, flúter auricular, angustia y finalmente sensación inminente de muerte.

Diagnóstico


Se realiza a través de electrocardiograma (ECG), como primer paso diagnóstico ante la sospecha de un infarto cardiaco (IAM). El hallazgo primordial es la elevación del segmento ST el cual indica que una arteria del miocardio está obstruida y el músculo cardiaco está sufriendo.


En algunos pacientes esto evoluciona a un infarto completo lo que se denomina IAM sin onda Q (el trombo tiene un alto contenido plaquetario), IM con ondaQ (el trombo esta compuesto por plaquetas, fibrina y glóbulos rojo).


Laboratorio
Marcadores en sangre: cuando la células cardiacas se dañan liberan diferentes enzimas y otras moléculas en el torrente circulatorio, estos marcadores pueden ayudar a predecir el IAM en pacientes con dolor torácico importante.


La velocidad de sedimentación globular (VSG) se encuentra elevada en las primeras 12 horas, así como, los leucocitos en forma moderada, existe elevación pasajera de glucosa sérica en este caso como respuesta adrenérgica, troponinas (proteínas contráctiles) se liberan cuando existe lesión del miocardio de 3 a 12 horas >0.6 mg/dl, la creatinfosfoquinasa: (CPK) cuando mueren suficientes células miocárdicas se > la fracción miocárdica MB de la CPK >18.5 U/ L entre las primeras 6 horas y 24 horas CPK >250 U/L.


La mioglobina (proteína que se encuentra en el músculo cardiaco), es liberada por el miocardio infartado dentro de las primeras dos horas.


La proteína C reactiva: es un producto presente en el proceso inflamatorio del miocardio > 0.8/mg/dl.


Imagenología


Radiografía de tórax: es un elemento de gran utilidad en el IAM porque ayuda a reconocer la presencia de hipertensión venocapilar, también puede mostrar signos de cardiomegalia de grado variable.


Ecocardiograma: identifica el área que presenta anomalías regionales, ayuda a detectar complicaciones asociadas con el IAM como: disfunción papilar, ruptura septal, trombos en ventrículo izquierdo (VI), movimiento anormal de ventrículo derecho (VD).